10 Consejos sobre cómo aprender a invertir o hacer trading ~ Instituto LA MONEDA. Curso Bolsa de Valores, Curso FOREX, Análisis Técnico y Análisis Fundamental

10 Consejos sobre cómo aprender a invertir o hacer trading

  1. Nadie empieza sabiendo. No conozco ninguna profesión que se aprenda en unos meses. No penséis que vais a sentaros delante del mercado y ganar dinero desde el primer día. Lo normal será justo lo contrario. Por ello no os desaniméis si los resultados que cosecháis no son los esperados.
  2. Esto es una carrera de fondo, a la que tendrás que echarle esfuerzo y horas de trabajo. Intenta desarrollar un método, una pauta con la que te sientas cómodo. Es el corazón de tu modelo de trading. Algo que repetirás una y otra vez hasta que te salga de manera instintiva. Cada uno tendrá su propio conjunto de pautas. Desde analizar la macro primero, o las valoraciones fundamentales, o los gráficos largo plazo… para ir extrayendo cual es la idea de trading que persigues. Después vendrá como ejecutas dicha idea, la elección del momento de entrada, el recorrido previsto, los puntos de salida, etc.
  3. Da igual cuanto tiempo lleves gestionando, o lo que hayas aprendido hasta ahora, el mercado te pondrá a prueba recurrentemente. Yo llevo 30 años dedicado a nivel profesional, y a veces parezco nuevo. La ansiedad siempre está presente, y eso es bueno mientras la controles. Quiere decir que te importa lo que haces. Siempre hay situaciones impredecibles por delante que te llevaran al límite. No infravalores el riesgo. El que a la larga sobrevive en este mercado es el prudente no el alocado.
  4. No debes caer en la tentación de sentirte ni “gafado” ni un “genio”, porque todo el mundo tiene rachas malas y buenas. Cuando las cosas te estén saliendo bien, disfruta el momento pero ponlo en perspectiva. Tarde o temprano se acabará. No fuerces el tamaño de tus posiciones porque te sientas infalible. Si estás sufriendo una racha mala, tranquilo, es normal y a todos nos pasa. Intenta analizar con calma porque salen mal las operaciones. Respóndete a esta pregunta: ¿Es un error de la idea de trading, o de cómo la implemento y gestiono después? Una vez localices el problema trabaja sobre él. No siempre hay un motivo claro y evidente, así que intenta no obsesionarte con ello.
  5. De cada operación que hagas puedes aprender algo. Analízala antes de tomarla, y también después de cerrarla. Dedica un tiempo a preparar tu estrategia. Si las cosas no empiezan bien, te sentirás mucho más seguro si has realizado un análisis exhaustivo con anterioridad. Cuando ya tienes la posición abierta, es mal momento para tomar decisiones de fondo. Es momento de gestionar la posición más que de cuestionarla. Al cerrar la estrategia, da igual su resultado, analiza lo que ha ocurrido, y como lo has interpretado. Es el momento de aprender de los errores, y de localizar los aciertos. Así avanzarás y mejoraras tus habilidades como “trader”.
  6. Si de verdad quieres mejorar, piensa que cosas haces habitualmente bien, y que errores comentes con frecuencia. Se crítico contigo mismo, la complacencia no te llevará a ninguna parte. Intenta identificar tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Tal vez seas ansioso y entres antes de tiempo, tal vez tiendas a estar excesivamente confiado antes de comenzar a operar, y luego cuando ya es tarde, te entran las dudas. Puede que te impacientes, o que no te guste dedicar tiempo al análisis a priori. A mucha gente, lo último que le apetece hacer cuando sale mal una operación,  es pensar en ella, y menos analizarla. Está bien, hazlo más tarde, pero hazlo. Del mismo modo, habrá cosas de tu “trading” que sean aciertos: tal vez eres disciplinado con los niveles que marcas a priori. O eres respetuoso con el cálculo de la relación riesgo/beneficio,  o con el análisis de la situación a priori. Repite tus aspectos positivos en cada “trade” e intenta acordarte de tus fallos pasados para ir evitándolos en el futuro.
  7. Si alguien te vende reglas de “trading”, sistemas, metodologías “mágicas”, con porcentajes de acierto muy elevados… !desconfía!” La gallina de los huevos de oro no está en venta. NO existiesen atajos en este negocio. Ojala hubiera fórmulas mágicas que nos hiciesen, (a unos pocos), infalibles. Yo llevo muchos años viendo a gente realmente buena en este mercado, y nunca he presenciado estadísticas reales que ni se aproximen a lo que se publicita en la red. Parad y pensad lo siguiente: ¿si de verdad tuvierais un modelo de gestión con tasas de acierto constantes del 70% o superiores, lo venderíais a terceros? Con semejante esperanza matemática solo tienes que optimizar la gestión de la porción óptima (“F” de Ralph Vince o de Kelly) y hacerte rico a nivel particular.
  8. Hacer “trading” no es fácil, el éxito radica más en la gestión del riesgo que en el porcentaje de acierto. Si mirases la estadística real que obtienen los profesionales en su operativa, te sorprendería ver que en la mayoría de los casos ronda entre el 50% y 60% de aciertos, cuando les va bien. Por tanto, el verdadero éxito se mide por la gestión del riesgo, es decir, por cuanto se gana por cada vez que se pierde. Imaginad que acierto la mitad de las veces solo, (50% de fiabilidad), pero cada vez que hago una operación buena gano 110 de media, y que cada vez que pierdo me dejo -50 de media. Al final de 10 operaciones, con un 50% solo de acierto tendría un beneficio de 300. ¡Aprended a gestionar el riesgo! Esa es la clave.
  9. Operar se puede convertir en una “droga”, porque es emocionante, divertido, un reto constante y muy adictivo. Contrólalo. Mientras lo controléis es bueno. Algo gratificante, que te abre la puerta a nuevos conocimientos, y que con el tiempo y mucha dedicación te puede llegar a aportar unos ingresos extra. Pero si te llega a obsesionar, lo que debería ser algo gratificante se convierte en una fuente de “stress” o ansiedad con efectos muy negativos. Esfuérzate en saber si estas realmente disfrutando, o si por el contrario lo haces porque te sientes obligado a no parar. Si estás en el segundo caso, deja de operar y replantéate la situación.
  10. Si en algún momento te sientes perdido, frustrado, cansado y no ves claro que hacer, no hagas nada, aléjate de la pantalla. El mercado estará ahí cuando tu vuelvas, las oportunidades no se acaban. Si estás iniciándote en este mundo, y no eres un profesional cuyo trabajo consiste en gestionar, no te olvides de lo más importante: “no estás obligado a hacerlo”. Lo haces porque quieres y porque te gusta. Por tanto, si llega el momento, y llegará, en que te aporta más frustración que felicidad, aléjate un tiempo de la gestión, dedícate a formarte, a leer sobre el tema, a aprender nuevos conceptos. Luego puedes volver a operar en “papel o demo”, hasta ganar confianza otra vez, y cuando te encuentres cómodo, relajado y con ganas,  y solo entonces, retoma tu “trading” de nuevo.
Por Pablo Gil
Descarga gratuitamente nuestro libro digital
"Mis Experiencias en la Bolsa de Valores de Lima"
en el enlace: www.bolsaperu.com

0 comentarios:

Publicar un comentario