Entre el ahorro y la inversión ~ Instituto LA MONEDA. Curso Bolsa de Valores, Curso FOREX, Análisis Técnico y Análisis Fundamental

Entre el ahorro y la inversión

Para que nuestro patrimonio crezca debemos emplear el ahorro y la inversión para generar crecimiento y acumulación. Más que asumir riesgos innecesarios en nuestras inversiones, debemos aprender a gestionarlos profesionalmente.


Cuanto mayor sea el plazo de inversión, mayor será el capital final que obtendremos. Es una ley básica de finanzas, pero si queremos que nuestro patrimonio sea mayor, debemos estar dispuestos a enfrentar un mayor riesgo.

El ahorro busca preservar nuestro capital, sin arriesgarlo:
Este tipo de activo financiero sólo genera renta. El vehículo clásico para lograr esto es una cuenta de ahorros o un depósito a plazo. Conforme vamos abonando fondos a nuestra cuenta, los intereses se capitalizan y logramos hacer crecer nuestro patrimonio. No obstante, al ser una alternativa de bajo riesgo, el retorno (tasa de interés) también es menor.

La inversión implica asumir un mayor riesgo
Montero afirma que este nivel de riesgo más elevado nos conduce a un retorno promedio mayor. Cuando tenemos objetivos ambiciosos, es necesario contar con un plan de inversión profesional y diversificado.

El especialista sostiene que para que nuestro patrimonio crezca en el tiempo se deben emplear ambos elementos. El ahorro te permite liquidez y preservación, mientras que la inversión te genera crecimiento y acumulación.

Ambos son necesarios en todo plan de generación de riqueza. El ahorro debe ser destinado para contingencias de nuestro Capital Humano.

Por ejemplo, “es conocido que nuestro fondo de ahorro debería cubrir al menos de 3 a 6 meses de ingresos mensuales. Debido a que una cuenta de ahorros es líquida, nos permitirá acceder a nuestros fondos de manera inmediata ante cualquier contingencia”.

A diferencia del ahorro, -agregó- la inversión es un proceso mucho más complejo, por lo cual se requeriría la intervención de un asesor financiero. Uno de los vehículos de inversión sería:

Fondos mutuos y fondos no previsionales:
Nos permiten acceder a un portafolio diversificado sin necesidad de montos elevados de inversión. Este vehículo aprovecha las economías de escala para ofrecernos diferentes alternativas en activos, regiones, monedas, etc. La variedad de fondos es amplia, no sólo en el ámbito local, sino especialmente en el espectro internacional.

Inversión directa:
Es cuando el inversionista realiza sus inversiones directamente a través de un intermediario (sociedad agente de bolsa o banco). Al no tener economías de escala, este vehículo requiere montos mayores de inversión. Adicionalmente, se requiere que la persona tenga el tiempo necesario para analizar las opciones del mercado y ejecutar las operaciones de compra/venta.

Administración discrecional:
Esta alternativa es para personas o familias con un patrimonio medio o alto. Consiste en delegar la administración del patrimonio en un gestor profesional, quien estará a cargo de estructurar un portafolio de inversión a la medida. Esta alternativa es como tener tu propio fondo mutuo.

Inversiones en el sector real:
Compra de inmuebles, empresa propia, entre otros. Este tipo de inversiones son de alto riesgo, en la medida que están concentradas en un solo tipo de activo. Asimismo, requieren de montos de inversión elevados y un conocimiento específico sobre el sector en el cual estamos ingresando.

A veces resulta mejor hacer estas inversiones a través de fondos de inversión o fondos mutuos (fondos inmobiliarios, fondos de infraestructura, private equities), con el objetivo de diversificar y lograr reducir el riesgo.

Hay que dejar de pensar que nuestro ahorro o inversión sólo se pueden hacer dentro del país. Internacionalmente existen mayores opciones de inversión para todos los bolsillos.

Descarga gratuitamente nuestro libro digital
"Mis Experiencias en la Bolsa de Valores de Lima"
en el enlace: www.bolsaperu.com

0 comentarios:

Publicar un comentario